jueves, 28 de febrero de 2013

Camino Viejo de los Llares - Braña del Moral


15 de Febrero del 2013

Aunque el tiempo estaba un poco inestable, Iván me propuso una bonita excursión por la reserva del Saja, concretamente la ruta del Camino Viejo de Los Llares a Braña del Moral, con un pequeña modificación con la meta de hacer el recorrido circular, con aproximadamente unos 26 kilómetros y con un desnivel acumulado de 1100 metros, la ruta tenía muy buena pinta.


La ruta parte del pueblo de los Llares, en el Valle de Iguña, situado a 250 metros de altitud, a las puertas del Parque Natural Saja-Besalla, destacado por su alto valor natural. Desde el pueblo, salimos por una desviación a la izquierda casi paralela a la carretera que sube al cueto de Brenes, A pocos metros , y antes de cruzar el puente, entramos por una cambera a la derecha donde localizamos el panel informativo que indica el comienzo del itinerario.


El Sendero empieza ascendiendo por la orilla derecha del río, jalonada por árboles propios del bosque de ribera (aliso, fresno, sauce…). A los 150 metros en la primera bifurcación ignoraremos el camino que baja al rio por la izquierda y continuamos por el camino donde predominan castaños y bosquetes de tocio.


En esta primera parte de la ruta, con el río siempre a nuestra izquierda, es normal encontrar el suelo encharcado o embarrado, puesto que existen pequeños regatos, que conducen al Arrollo de las Cortes.


Aproximadamente a un kilómetro hemos de atravesar el regato por un pequeño puente, para retomar de nuevo el camino antiguo, continuaremos por este camino aproximadamente otro kilometro para comenzar con nuestra ascensión.


La pisca poco a poco se va convirtiendo en pedregosa y cada vez más empinada, vamos dejando atrás el bosque hasta que nos topamos con un bonito robledal, donde si tenemos un poco de suerte podemos ver algún rebeco.


Cual fue nuestra sorpresa que a partir de este punto nos topamos con mucha nieve y lo peor de todo bastante dura, lo que dificultaba significativamente nuestra progresión dado que no disponíamos de raquetas, enseguida nos topamos con el primer refugio de la manzana, donde recuperamos nos concienciamos de los que nos esperaba.


A partir de esta punto, la ruta se convirtió de dura a muy dura, nos organizamos para irnos relevando a la hora de abrir huella, dado que en determinado puntos te introducías en la nieve más de 30 centímetros.


La ruta nos conducía a la Ermita del Moral, pero ahí fue donde nosotros nos desviamos hacia el alto de Obios, la niebla estaba muy baja y dado la cantidad de nieve que había, el camino era muy difícil de localizar, por lo que optamos por utilizar el GPS, para llegar al alto.


En este punto he de reconocer que me empecé a preocupar dado que era ya bastante tarde, estábamos muy lejos del coche, había mucha niebla y para colmo estaba siguiendo las huellas de una manada de unos 6 lobos, por lo que intentamos acelerar el ritmo todo lo que podíamos, para que no anocheciera en el descenso.


Cuando llegamos al alto de Obios, la niebla desapareció y pudimos ver las bonitas vistas de Pujayo, Barcena de Pie de Cocha, el pico Jano…


Ya solamente nos quedaba el descenso, para ello volvimos a abandonar la pista, y caminamos campo a través, hasta que nos topamos con un bosque muy bonito en la Peña de Brenes, donde siempre intentando dirigirnos hacia la izquierda encontramos una pista que nos conduce hasta el Arrollo de los Llares, de ahí un par de kilómetros y llegaremos al punto de partida.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...